Energía Metabólica

La energía metabólica es el resultado de un proceso llevan a cabo todos los seres vivos. Dicho proceso consiste en transformar la energía de los alimentos en energía útil para la supervivencia. Para llevar a cabo esta transformación, las células realizan una serie de reacciones químicas que descomponen los alimentos y permiten que los nutrientes se transformen en energía de vida.

Desde el punto de vista de la biología, la energía metabólica es definida como un producto de la oxidación química de los alimentos que ingieren los seres vivos. Este proceso de oxidación química conocido como metabolismo, permite que los nutrientes sean sintetizados a nivel celular y transformados en energía utilizable por el organismo.

Gracias a la energía metabólica, el cuerpo de los seres vivos es capaz de realizar distintas funciones internas. En el ser humano, esta energía es fundamental para que el cuerpo produzca nuevas células, aunque también es responsable de la producción de energía química, la cual es utilizada cuando el cuerpo realiza actividad física.

No solamente los seres vivos del reino animal producen energía metabólica, ya que las plantas también realizan procesos de sintetización para transformar los nutrientes y la energía luminosa del sol en energía química, la cual es otra forma de energía metabólica. Con esto queda claro que la energía metabólica es parte fundamental de la vida de todos los seres vivos.

Ejemplos de energía metabólica

Una manera sencilla de asimilar qué es este tipo de energía es a través de ejemplos reales de energía metabólica. A continuación mostramos algunos:

La glucólisis en los seres vivos


La glucólisis es una reacción metabólica que lleva a cabo el organismo de muchos seres vivos del reino animal. Esta tiene el fin de transformar la energía química contenida en la glucosa. Gracias a la glucólisis, esta energía química en forma de azúcares puede ser sintetizada y usada por el organismo.

Transformación de grasas en energía


Así como en el caso anterior, casi todos los animales (incluyendo el ser humano) son capaces de transformar las grasas almacenadas en su cuerpo en energía metabólica. Por eso cuando realizamos actividad física o ejercicio intenso, podemos bajar nuestro peso corporal. Esto ocurre porque el cuerpo necesita energía metabólica para llevar a cabo todo el trabajo físico. Para satisfacer esta demanda, el organismo sintetiza las grasas en energía útil.

Sintetización de los hidratos de carbono


Otro ejemplo claro de energía metabólica se puede ver en la manera en la que el organismo sintetiza los hidratos de carbono. Los seres humanos por medio de las enzimas digestivas, la saliva y los ácidos gástricos, son capaces de obtener glucosa a partir de los hidratos de carbonos que se obtienen de los alimentos. Como ya sabemos, la glucosa puede ser transformada en energía metabólica a través de la glucólisis.

La fotosíntesis de las plantas


Las plantas son seres vivos que necesitan de energía química para crecer, desarrollarse y sobrevivir. Para que esto sea posible, las plantas realizan un proceso metabólico conocido como fotosíntesis. A través de la fotosíntesis, las células vegetales transforman los nutrientes y la energía del sol en energía química, la cual es utilizada en forma de energía metabólica para llevar a cabo todas sus funciones vitales.

Cómo se produce

La energía metabólica se produce como resultado de una reacción físico-química a nivel celular cuando el organismo de un ser vivo necesita de la misma. Existen distintas formas de producir energía metabólica como la glucólisis, la transformación de grasas para hacer energía o la síntesis insulínica. Sin embargo, todas operan bajo el mismo principio de transformar en energía metabólica cualquier sustancia o forma de energía que pueda ser de provecho a nivel celular por el cuerpo.

Cómo funciona

La energía metabólica funciona de distintas maneras según el tipo de células que se encargue de llevar a cabo la síntesis metabólica. Por eso, algunas reacciones metabólicas hacen que las células desechen energía residual que no es de provecho por el organismo. Sin embargo, este tipo de energía residual es utilizado por otros seres vivos para llevar a cabo sus propios procesos metabólicos. A continuación explicamos cómo funciona el metabolismo.

Composta, se aprovecha el metabolismo de los organismos descomponedores.
  • Reacción de degradación: La degradación es el proceso de oxidación a nivel molecular por el que las células procesan la glucosa, los carbohidratos y las proteínas. Este proceso de tipo catabólico libera energía metabólica utilizable. Cuando la energía metabólica se produce a través de esta manera, se habla de una liberación de energía exergónica.
  • Reacción de sintetización: El metabolismo permite la sintetización de la energía interna de ciertas moléculas como el glucógeno. Para que las células puedan llevar a cabo este proceso de sintetización, necesitan energía. En estos casos el organismo utiliza energía metabólica de otras fuentes para llevar a cabo esta sintetización. Este tipo de procesos forma parte de las reacciones anabólicas.
  • Captación de nutrientes y energía: Para que las células de cualquier ser vivo puedan producir energía metabólica, es necesario captar nutrientes y otros tipos de energía utilizable (energía calórica, energía lumínica, etc). En el caso de las plantas, por medio de las raíces y las hojas son capaces de obtener todo lo necesario para llevar a cabo los procesos metabólicos necesarios que le permiten obtener energía metabólica.
  • Conversión de energía química en metabólica: Independientemente del tipo de reacción que lleve a la producción de energía metabólica, siempre se manifiesta a través de una conversión de energía química en metabólica.

Usos

La energía metabólica tiene un sinfín de usos a nivel celular en la vida de todos los seres vivos. A continuación tomaremos en cuenta algunos de estos usos:

La energía calórica como excedente de la metabólica, es aprovechada para dar calor.
  1. En la transformación de la grasa en energía, la energía metabólica permite que las células realicen la sintetización de esta sustancia almacenada en el organismo y la transforme en energía de utilidad para el cuerpo.
  2. Para la transformación de glucosa la glucosa en energía, las células llevan a cabo una reacción anabólica en la que emplean energía metabólica.
  3. En la creación de nuevas células el organismo usa energía metabólica y la usa para crear células sanas que permitan reemplazar las células dañadas del cuerpo.
  4. Todas las funciones vitales de los seres vivos necesitan de la energía metabólica para su funcionamiento. Desde los órganos hasta los huesos, la supervivencia de los seres vivos depende del trabajo metabólico llevado a cabo por sus células.
  5. Se transforma en energía de reserva en forma de moléculas ricas en energía. Esto permite que en momentos críticos, el organismo cuente con una fuente extra de energía. Este proceso es llevado a cabo por algunos animales que necesitan hibernar durante largos períodos de tiempo.

Ventajas y desventajas

Tal y como ocurre con casi todos los tipos de energía, su uso trae una serie de ventajas y desventajas que vale la pena tener en cuenta. A continuación las detallamos:

Ventajas

  • Permite aprovechar los nutrientes que se encuentran en los alimentos que se ingieren para obtener energía.
  • Al producirse, los seres humanos pueden controlar sus niveles de grasa y peso corporal.
  • Permite que las plantas lleven a cabo la fotosíntesis.
  • Ayuda en la regeneración de las células; un proceso indispensable para prevenir la degeneración celular y enfermedades como el cáncer.

Desventajas

  • Se produce de manera continua por los seres vivos, por lo que si no se ingieren alimentos o se obtienen otras fuentes de energía, eventualmente el organismo muere.
  • Cuando el metabolismo se descontrola, la producción de energía metabólica no se regula. Esto genera desórdenes metabólicos que pueden causar una amplia gama de enfermedades.